Espectadores

La televisión, al igual que otros medios de comunicación y entretenimiento, se hace para agradar a los espectadores, pero no siempre es fácil llegar a ellos y saber si realmente nuestro programa hubiera triunfado en audiencia.

Para que un programa llegue a la emisión de una cadena o plataforma y los espectadores puedan decidir si les gusta, o no, antes debe pasar por cribas que no siempre utilizan un criterio objetivo. Pongamos por caso que un guionista propone a una productora un formato de programa. Los directivos de esa empresa decidirán si les gusta y si tienen interés en presentarlo. Por tanto, aquí tenemos el primer obstáculo que no siempre está enfocado a buscar la acogida del espectador, porque en este trámite entran en juego los gustos o caprichos de las personas que dirigen la empresa o las lineas de negocio que esa productora persigue. De esta forma, un buen formato que podría haber triunfado en audiencias se puede quedar olvidado en el cajón de una productora. Este mismo proceso se puede dar cuando el formato llega a la cadena o plataforma emisora.

Pongámonos en el mejor de los casos, y ese formato gusta en la productora y en la cadena, pero previamente ha pasado por tantas manos y tantas personas han podido volcar en él sus miedos, frustraciones, caprichos, devociones… Cada una de esas personas habrá podido influir en el contenido e introducir cambios en el formato que lo habrán podido mejorar, o desvirtuar, de tal forma que cuando llegue al espectador, ya no tenga nada que ver con lo que en origen fue…

Estamos por tanto ante un problema, ¿qué hacer para sortear esos peligros y conseguir que nuestro formato llegue tal cual a los espectadores?

Esta es la pregunta del millón y para responderla hay varias posibles opciones, pero ninguna es fácil ni barata. La primera y más efectiva respuesta que se me ocurre es la de la auto-producción, es decir, producir uno mismo un piloto que muestre el programa tal cual lo queremos hacer. No es barato, lo sé, pero garantiza que el programa se hará como lo imaginó su creador. La otra opción es defenderlo a ‘capa y espada’ y no firmar nada que suponga una merma del poder de decisión de los creadores. No es fácil y puede parecer incluso imposible, pero hay casos en los que se ha conseguido, por tanto, solo hay que intentarlo. El reto siempre es intentarlo.

*Para consultar técnicas y trucos que os acerquen a los gustos y características del espectador televisivo, os recomiendo mi libro “Guía de guion“.

Publicado por Carlos TMz

La historia y la televisión se pueden ver, leer, vivir...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: